Satisfacción por la efectiva defensa realizada, junto con la Fundación Artemisan, frente al recurso interpuesto por el Consejo General de Veterinarios de España

El Tribunal Supremo respalda la legalidad de la figura del "cazador formado" dando la razón a la Real Federación Española de Caza y desestimando el recurso presentado por el Consejo General de Veterinarios de España que aducía una invasión de competencias.

Img

El recurso contencioso administrativo del CGVE litigaba contra la definición y las funciones del "cazador con formación específica en sanidad animal", regulada en el Real Decreto 50/2018, de 2 de febrero, sosteniendo que invadía competencias de los profesionales veterinarios, proceso al que fue citado la RFEC como parte interesada al afectar directamente al colectivo cazador.

El Tribunal Supremo, con fecha de 9 de octubre, ha desestimado el recurso dando la razón a la RFEC y condenando al CGVE al pago de las costas.

El presidente de la RFEC, Ignacio Valle, ha señalado que el cazador formado está para "complementar" a los veterinarios, "nunca para sustituir" ni su figura ni sus competencias, "ayudando en la detección de enfermedades de la fauna cinegética y en la mejora de la calidad de la carne de caza".

Como ya indicó en su momento, la RFEC basó su contestación al recurso en la extensa legislación europea que justifica la existencia del ‘"azador formado en sanidad animal" como encargado de auxiliar y proporcionar información a los veterinarios, al poder examinar en el campo las piezas abatidas en actividades de caza mayor.